I Jornadas Católicos y Vida Pública de Badajoz

“Un compromiso eclesial más convencido a favor de una evangelización para redescubrir la alegría de crecer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe”, es, además de un extracto de la Carta Apostólica Porta Fidei, el objetivo de las I Jornadas Católicos y Vida Pública de Badajoz. El Seminario Metropolitano de la capital pacense acoge esta edición, ‘La fe, un valor seguro ante la crisis’, organizada por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, en colaboración con la Delegación de Apostolado Seglar de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.

La inauguración de estas Jornadas llegó de la mano del arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, que recordó el deseo de Jesús para nosotros: ser luz del mundo y sal de la tierra. “La Iglesia no está verdaderamente formada mientras no exista un laicado propiamente dicho”, expuso el arzobispo que cree en la semilla de esperanza de los laicos para cumplir con la misión a la que el Señor nos llama. Vicente Navarro de Luján, consejero nacional de la ACdP, acompañó al obispo durante la apertura y recordó el sentido de las Jornadas: proyectar el mensaje cristiano en la vida pública. Asimismo, Francisco Lamoneda Díaz, abogado y propagandista, y Clarisa Pinherio Rejas, delegada episcopal para el Apostolado Seglar, completaron la mesa de inauguración.

IMG_0232

Esta primera edición continuó con la conferencia de Juan Caamaño Aramburu, secretario nacional para la Nueva Evangelización y director de las Jornadas Católicos y Vida Pública, presentado por Mª Victoria Rodríguez Fernández, licenciada en derecho y secretaria en funciones del Centro en constitución de Cáceres. Caamaño expuso que los destinatarios de la Nueva Evangelización son los cristianos que se han alejado de la fe y deben recuperarla con una actitud alegre y entusiasta. El director citó cuatro características que definen a estos cristianos: personas que ofrecen esperanza; que dan un testimonio auténtico, coherente y creíble; que cuentan con un enorme deseo de conocer mejor a Cristo; y que viven su fe con humildad y naturalidad.

Bajo el título ‘Los retos de los nueva evangelización’ se celebró la primera mesa redonda presidida por Juan José Montes, periodista, director de Iglesia en Camino y delegado episcopal para los MCS. Alejandro Boza Barroso, estudiante de Ciencias del Deporte, definió a los jóvenes como la llave y el vehículo para dar testimonio y reflejó dos necesidades básicas para este reto de la Nueva Evangelización: formación y apoyo espiritual. Por otro lado, el notario y miembro del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos, Carlos Mª Rebosa Domínguez, confesó ser el tercer hijo de la parábola del hijo pródigo, “Ante la imperfección del hombre trato de ser el hijo pródigo cuando me caigo y ser el hijo primogénito no sintiéndome superior a nadie”. Por último, el matrimonio de Diego Muñoz Cardo e Inmaculada Sánchez Becerra, delegados episcopales para la Inmigración, manifestaron el aprendizaje contraído trabajando con inmigrantes. “El extranjero es mensajero de Dios”, confirmó el matrimonio que expuso varios ejemplos evangelizadores, otorgando a los inmigrantes el título de territorios sagrados.

Las Jornadas continuaron el sábado 13 de abril, con la conferencia ‘El compromiso del católico en el ámbito económico. Reciprocidad y gratuidad a la luz de la Cáritas in Veritate’, a cargo de Ángel Bartol Gajate, representante para España del Movimiento Focolar, presentado por Juan Asuar Monje, aparejador y miembro de Movimiento de los Focolares. “¿Estamos los católicos comprometidos en el ámbito económico?”, “Sí”, aseguró Bartol que citó varios principios fundamentales expuestos en la encíclica Cáritas in Veritate. El ponente destacó tres conceptos para llevar a cabo una economía al servicio del hombre: la justicia, el bien común y la fraternidad. “Solo desde la visión de la reciprocidad y la gratuidad se puede entender la economía auténticamente humana que presenta la encíclica”, concluyó Bartol.

Posteriormente, tuvo lugar la segunda mesa redonda ‘Dimensión social de la Fe’, presidida por Juan Enrique Pérez Martín, delegado episcopal para la acción caritativo-social y director de Cáritas Diocesána. El primer ponente, Jesús Pérez Mayo, profesor de economía de la Universidad de Extremadura y miembro del departamento de Doctrina Social de la Iglesia, explicó cómo cambió su vida después de ser administrador de Cáritas Diocesana y recalcó que “no podemos mostrarnos indiferentes”, que “la sociedad demanda esperanza”. A continuación, Emilio Viñuela Zahínos, representante de bancaria ética y miembro de Fraternidades Maristas, reveló cómo llegó a la asociación, apolítica y aconfesional, y cómo descubrió que detrás de ella, de muchas personas está Dios. Por último, Ana Correa González, psicóloga y secretaria general de Cáritas Diocesana, completó la mesa y afirmó que el modelo social no volverá a ser como antes, por ello debemos “ser portadores de fe y esperanza, apostar por las personas, comprometernos con ellas y acompañarlas”.

Por la tarde se celebró la tercera conferencia ‘El cristiano en un mundo en cambio: misión, libertad e igualdad’. Francisco Lamoneda Díaz, abogado y socio de la ACdP, presentó al ponente José Manuel Otero Novas, abogado del Estado del Tribunal Supremo y ex ministro de la Presidencia y de la Educación, deslumbró con su ponencia a decenas de asistentes. “El cristianismo es rigurosamente antifundamentalista”, explicó el ponente exponiendo la dimensión vertical, con Dios, y horizontal, con los otros hombres, que debe formar grupos de humanitarismo cristiano. Otero se refirió a la operatividad social de este concepto, humanitarismo cristiano, para la vida temporal, para luchar contra los autoritarismos, para defender los Derechos Universales del Hombre, para recuperar la ley natural, la libertad y la verdad.

Además, se llevó a cabo la tercera mesa redonda ‘Presencia pública de los cristianos’ presidida por Mª Ángeles Rossell Bueno, profesora de la Universidad de Extremadura y miembro del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Antonia Nieto, jubilada y militante de la HOAC, mostró cómo nació su compromiso cristiano repasando toda una vida de lucha por la justicia y la igualdad. Otro de los ponentes, José Antonio Rosas, Psicólogo, miembro de ‘Dando color a la vida’ y representante de Fraternidades Maristas, se centró en la entrega de amor como vehículo para llegar a Dios. Por último, Carlos Ongallo, profesor de Economía en la Universidad de Extremadura, completó la mesa redonda y definió al cristiano como el hombre que sigue a Cristo con una sonrisa. La clausura corrió a cargo del arzobispo de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil; Vicente Navarro de Lujan, consejero nacional de la ACdP y Manuel García Sánchez, delegado diocesano de Enseñanza. La primera edición de las Jornadas Católicos y Vida Pública concluyó con una Eucaristía oficiada por el arzobispo en la Capilla del Seminario Metropolitano de Badajoz.

Podrá encontrar una galería fotográfica completa de las Jornadas en acdp.es

IMG_0290-1024x662