Crónica de las VIII Jornadas Católicos y Vida Pública de Alicante

El salón de actos del colegio CEU Jesús María de Alicante acogió desde el viernes las VIII Jornadas de Católicos y Vida Pública, organizadas por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), cuya temática está centrada en poner en valor a la familia en el contexto de la educación y de la sociedad actual.

La jornada inaugural, a cargo del vicepresidente de la ACdP, Emilio Navarro Torres, el vicario general de la Diócesis de Orihuela-Alicante, José Luis Úbeda, el consiliario local del Centro de Alicante, Juan Vicente Ferrando y el consejero nacional de la ACdP, Eloy Sentana, ha contado con la presencia de la consellera de Bienestar Social de las Generalitat Valenciana, Asunción Sánchez Zaplana, quien ha destacado que el primer ámbito que ilumina la fe de los hombres es la familia, al tiempo que ha deseado que los contenidos de estas jornadas va a posibilitar que los asistentes se carguen de optimismo para el futuro “y un poco mejores”.

La función y el papel de la familia ha centrado la mayoría de las palabras de bienvenidas en esta sesión inaugural. Emilio Navarro Torres ha destacado que esta institución es la principal escuela de humanidad, al tiempo que ha reclamado una mayor atención a su defensa por parte de los gobiernos en España. Por su parte, José Luis Úbeda ha hecho un llamamiento a la solidaridad y a que “existan personas de fe, personas cántaro para dar de beber a los demás”, a la par que apelaba a no perder la esperanza pese a los tiempos actuales.

Ya en la primera ponencia de la jornada, Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, ha señalado que los católicos, ante la variedad de modelos de familias actuales, que generan confusión, “sí que sabemos en qué consiste el ser humano, somos unos privilegiados, porque tenemos criterio, un tesoro, y el deber de compartirlo con los demás, porque ese criterio es la clave para ser feliz”. En su defensa de la familia, Blanco Rodríguez ha reclamado que se defienda y se proteja al matrimonio, a la unión entre hombre y mujer, porque es un matrimonio con vocación de continuidad. En esa reclamación, el presidente del Foro Español de la Familia ha pedido que el Gobierno haga justicia, es decir, que las leyes protejan ese matrimonio, porque es proteger la familia, “el reducto humanizador de la sociedad”. También ha lanzado mensajes de optimismo sobre la situación actual de la familia, una institución que “goza en la actualidad de buena salud. Hoy tenemos unas redes de seguridad para crear familias, no hay razones para el pesimismo”, como lo demuestra el hecho de que en España, actualmente, existan 13 millones de familias.

Para finalizar la primera sesión de la jornada, se ha llevado a cabo una mesa redonda en la que se ha debatido sobre los diferentes valores, perspectivas y visiones de la presencia del pensamiento cristiano en la cultura, la sociedad, la familia, la profesión y la política. Entre los ponentes se encontraban Elena Bermúdez, directora del secretariado de Familia y Vida del Obispado Orihuela-Alicante; Benito Zuazu, vicepresidente nacional de Familias Numerosas; Raúl Ruiz, profesor de Sociología de la Universidad de Alicante y Antonio Ardid, concejal de Educación y Acción Social del Ayuntamiento de Alicante.

Una eucaristía en la capilla del Colegio CEU Jesús María de Alicante, seguida de un desayuno, han supuesto el inicio de la segunda sesión de las Jornadas, que han tenido su primer punto de interés con la ponencia de Alfredo Mayorga, patrono de la Fundación Universitaria San Pablo CEU y expresidente del Consejo Escolar del Estado. En su intervención, Mayorga ha alertado sobre la necesidad de que se produzca un consenso entre todos los actores participantes en la Educación, ya que “esta no corresponde a nadie”, al tiempo que señalaba a los centros educativos como el lugar idóneo para formar y preparar a los jóvenes para la vida pública.  A ello, según Alfredo Mayorga, también ha de contribuir la familia y los educadores, sin olvidar una premisa fundamental: los colegios y las familias deben poner los cimientos para cada uno de los jóvenes “sea el autor e intérprete de su propia melodía personal”. Y en este sentido, ha señalado que en “la educación de nuestros hijos” la clave está en convertir toda la información a la que tienen acceso en conocimiento: “El alumno es el principal protagonista de su propia educación”.

La jornada ha proseguido con la mesa redonda, moderada por el director del Colegio CEU Jesús María, en la que han intervenido expertos docentes y responsables de asociaciones de padres, así como alumnos de Magisterio, que en un futuro se incorporarán a la docencia. Las primeras palabras han correspondido a Elisa Minguet, profesora de Magisterio de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, quien ha destacado como elementos clave en los nuevos modelos educativos enfocarlos a una educación de los sentimientos y las emociones, acompañada de una educación en la voluntad.

En esta línea de ir configurando nuevos modelos educativos también han aportado planteamientos sugerentes María Dolores Legido, alumna del grado de Educación Infantil de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, y David Cerdán, profesor en el Colegio CEU Jesús María. La primera ha destacado la importancia que tiene integrar la imaginación y la creatividad en los procesos educativos, mientras que el segundo ha reivindicado el papel de los maestros: “Nuestra función es comunicar vida y propiciar que los jóvenes sean verdaderamente personas, como decía el Cardenal Begoglio antes de ser Papa”. Por su parte, la presidenta de Federación Provincial de APAS “Escuela y Familia” de Alicante, Julia Llopis, ha alertado sobre la necesidad de un pacto social a nivel nacional, con el objetivo de unificar un modelo educativo, y no 17 como en la actualidad, y en el que los padres también puedan contribuir con sus opiniones.

Para finalizar, en la mesa de clausura, acompañando a Eloy Sentana, secretario local del Centro de Alicante, y a Juan Vicente Ferrando, consiliario local, así como Luis Aznar, delegado de Educación del obispado Orihuela-Alicante, se encontraba Emilio Navarro Torres, vicepresidente de la ACdP, quien ha puesto en valor el papel esencial en la educación de las APAs en España, y especialmente, la labor que desarrollan en los colegios de la Fundación CEU San Pablo en toda España.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *