Pamplona acoge las VI Jornadas Católicos y Vida Pública tituladas ‘El cristiano en el mundo actual’

img_1645-825x340

Los días 24 y 25 de febrero se celebraron en Pamplona las VI Jornadas de Católicos y Vida Pública bajo el lema ‘El cristiano en el mundo actual’. El acto de inauguración estuvo presidido por la secretaria del Centro de Pamplona, Miguel Anderiz, el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Carlos Romero, y el vicario Episcopal de Fe y Cultura de la Diócesis de Pamplona, Santiago Cañardo.

Carlos Romero fue el primero en tomar la palabra, y quiso agradecer a los organizadores, los ponentes y asistentes su manera desinteresa de participar en estas Jornadas. “El título de las Jornadas es muy apropiado, ha llegado el momento en que, sin llegar a ser soberbios, digamos con orgullo yo soy cristiano. De aquí viene el título ‘El Cristiano en el mundo actual’”. Por su parte el vicario episcopal señaló lo acertado de la selección del tema y deseó que las Jornadas “estuvieran envueltas en un clima de esperanza misionera, sin lamentos, como ha indiciado reiteradamente el Papa Francisco”.

Amar al prójimo

El secretario del Centro de Pamplona, Miguel Anderiz, inició su ponencia titulada ‘¿Cuáles deben ser las bases fundamentales de la actitud cristiana en nuestra sociedad?’ señalando que “el cristiano debe amar al prójimo como asimismo, el odio debe desaparecer, porque amando al prójimo se ama a Dios. Amad a los enemigos, a los que os persiguen, al igual que hizo Cristo”. En este sentido, Anderiz señaló que “el cristiano debe ver la sociedad que le rodea para tener un juicio acertado de lo que sucede y en consecuencia actuar con una visión acertada” a lo que añadió “esta orientación la obtendremos de la Doctrina Social de la Iglesia”.

Indefinición del concepto de familia

La primera mesa redonda de estas VI Jornadas de Católicos y Vida Pública de Pamplona, tuvo el título de ‘La familia cristiana’, y contó con la moderación del profesor de derecho civil de la Universidad de Navarra y la intervención del vicario judicial de Pamplona, Carlos Ayerra, los miembros del Centro de Pamplona, Javier Pacho y Marisol Boleas, y la madre de familia, Agustina Gutiérrez. Además contó con la moderación del profesor de Derecho Civil de la Universidad de Navarra Javier Nanclares.

El vicario judicial de Pamplona destacó desde su experiencia personal que los divorcios son consecuencia “de una lamentable de falta de entendimiento, decisiones inmaduras y falta de capacidad para asumir los derechos y obligaciones del matrimonio. Siempre han existido las crisis matrimoniales, pero  lo característico del hombre y la mujer de nuestro tiempo es la poca disposición para afrontar los problemas. A la más mínima se rompe el lazo que nos une, se falta a la palabra dada, se buscan soluciones drásticas, sin pensar en el dolor que provoca una decisión así. Es el fruto de un pensamiento líquido ya que se filtra por las rendijas del corazón humano”.

El matrimonio formado por Javier Pacho y Marisol Boleas miembros del Centro de Pamplona, compartieron con los presentes la importancia del matrimonio para los cristianos ya que “mediante este acto la relación entre hombre y mujer es elevada a sacramento signo de intervención de Dios.”

Por su parte Agustina Gutiérrez señaló que “ser esposa y madre no es una opción, es una vocación, es el mejor regalo que Dios me ha dado.  Gracias a ello descubro cada día la obra del Señor. Las generaciones precedentes han sabido transmitir la fe, pero qué le ha pasado a la nuestra, por qué no hemos sabido transmitir la fe a nuestros hijos. Debemos preguntar qué ha sucedido para llegar a esta situación, porque vivir sin Dios es vivir en un pozo sin luz”.

Generosidad y respeto a los demás 

El segundo día de Jornadas comenzó con la Santa Misa impartida por el Consiliario del Centro de la ACdP de Pamplona, César Magaña. El socio de la ACdP de Pamplona, Jesús Tanco, fue el encargado de presentar la segunda conferencia de las Jornadas titulada ‘Caminos de actuación del cristianismo’ presentada por el profesor de la Universidad Rey Juan Calos, Enrique San Miguel.

En su intervención Enrique San Miguel señaló que “hay dos pautas de actuación que debe diferenciarnos como cristianos: la generosidad respecto a los demás y exigencia con uno mismo. Además el cristiano debe ser protagonista por su empatía, el cristiano debe caminar con los zapatos de los más necesitados sin abandonar los propios.” También tuvo palabras para el fundador de la ACdP, Ángel Herrera Oria, al que describió como “una referencia de vida que debemos adoptar todos los cristianos.”

Vanagloria, egoísmo y acomodamiento

La segunda mesa redonda de las Jornadas titulada ‘Actuación Social’ estuvo moderada por el miembro del Centro la ACdP de Pamplona, Ricardo Guelbenzu, y contó con la participación del miembro de la ACdP, Juan José Aquerreta, May Yarnoz, y del secretario técnico de la ACdP de Madrid,  Fernando Lostao.

En su turno de palabra Fernando Lostao reflexionó sobre si la vida laboral de un cristiano se debe orientar únicamente en hacer carrera profesional o en ayudar a los demás. En este sentido señaló que la “vanagloria, el egoísmo y el acomodamiento”, son algunos de los defectos de los que adolecen algunos cristianos en sus puestos de trabajo. Los cristianos deberíamos ir con una mayor transparencia y accesibilidad en nuestras relaciones profesionales, poniéndonos en servicio de nuestra comunidad y con toda nuestra vitalidad. Para ello hay que salir de nuestros bunkers ofreciendo una total transparencia, sensibilidad e inocencia” señaló.

May Yarnoz señaló que “en general podríamos decir que es un privilegio tener una ocupación porque la sociedad de la que formamos parte tiene otras necesidades que son necesarias de atender. En este sentido declaró que “desde hace un tiempo son los derechos de los ciudadanos los que definen los deberes de los profesionales. Con este cambio las profesiones ven suplantadas su calidad moral que se autoimponían históricamente por unas directrices jurídicas. La actividad profesional se ha institucionalizada, por lo que algunas profesiones han perdido gran parte de su valor ético, convirtiéndose la relación entre el profesional y el ciudadano en un mero rol social.”

Por su parte Juan José Aquerreta hizo una reflexión sobre el trabajo humano y la importancia que ha tenido a lo largo de su vida la actividad laboral a la hora de superar obstáculos.

La presencia del arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez González, fue la conclusión de estas VI Jornadas de Católicos y Vida Pública, que junto a la secretaria general de la ACdP, Sirga de la Pisa y el Director Jornadas y Congreso Católicos y Vida pública, Rafael Ortega, fueron los encargados de clausurar el evento, los cuales quisieron agradecer a los presentes su asistencia y les animaron a predicar la palabra del Evangelio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *