El palacio Euskalduna de Bilbao acoge las XII Jornadas Católicos y Vida Pública: ‘Vivir la esperanza’

jornadas-pais-vasco

Gran expectación el que se vivió en el Palacio Euskalduna de Bilbao para asistir a la inauguración de las XII Jornadas Católicos y Vida Pública del País Vasco, organizadas por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y la Fundación Universitaria San Pablo CEU y celebradas bajo el lema ‘Vivir la esperanza’ los días 24 y 25 de marzo. El acto contó con la presencia del director del Congreso y Jornadas Católicos y Vida Pública, Rafael Ortega, el secretario del Centro de Bilbao de la ACdP, Javier de Miguel, y el secretario del Centro de San Sebastián, José María Artola.

La esperanza como apoyo

El profesor de literatura y mensaje cristiano de la Universidad Abat Oliva CEU, Marcin Kazmierczak, fue el encargado de presentar la primera conferencia, bajo el título ‘La esperanza vista desde Santa Faustina Kowalska’. Kazmierczak inició su alocución señalando que los datos estadísticos que se manejan en la sociedad “no son optimistas para un cristiano. El relativismo moral, los datos del aborto o el constante número de divorcios son prueba de ello. Por lo tanto los cristianos deberíamos ser pesimistas” y preguntó a los presentes “¿puede un cristiano ser pesimista? ¿Puede un cristiano girar la cabeza ante los problemas que surgen en la sociedad? No” exclamó, “un cristiano debe estar apoyado en la esperanza, una esperanza que no debe estar basada en datos estadísticos, estados de ánimo, ni en las propias circunstancias personales de cada uno. La esperanza debe estar basada en la certidumbre absoluta de que Dios nos esta esperando en su gloria, de que vamos a gozar toda la eternidad al lado del Señor.”

La realidad del conflicto Sirio

La hermana Guadalupe, miembro del Instituto del Verbo Encarnado, quiso compartir con los presentes, su testimonio acerca de la experiencia vivida en Alepo durante la guerra Siria. En su intervención señaló que “en Oriente Próximo no existen los cristianos de nombre, porque siempre han vivido la persecución o al menos la discriminación. Porque ser cristiano en esta zona es sinónimo de ser testigo y testigo es sinónimo de ser mártir” indicó. “La guerra que yo viví es muy diferente de la que han mostrado las televisiones. Los famosos rebeldes que según los medios de comunicación representaban al pueblo sirio, estaban compuestos desde el principio por grupos fundamentales islámicos como Al Qaeda o el Estado Islámico. Los cristianos así como los musulmanes moderados, se preguntan por qué la comunidad internacional les ha abandonado”

En cuanto a los refugiados, la misionera señaló que “es un grave problema humanitario, pero consecuencia de este conflicto. Nos hacen creer que ayudando a los refugiados se acabó el problema, pero es falso. Estamos tapando agujeros, mientras la guerra continúe van a seguir llegando refugiados. Es necesario interrumpir el abastecimiento de armas a los rebeldes además de una intervención miliar directa y no maquillada.”

La jornada del viernes finalizó con un chocolate con churros para los asistentes y la celebración de la conocida como ‘Noche Joven’, en donde los más pequeños pudieron disfrutar de juegos de rol, una zombi party y una competición Pokemon.

La importancia de una Iglesia universal

El sábado dio comienzo con la conferencia titulada ‘Con Dios hay esperanza para nuestra tierra’ en la que participaron del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, y el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, todos ellos moderados por el periodista Vicente Luis García.

El obispo de San Sebastián, se refirió a la caída de la religiosidad en el País Vasco señalando que “ETA ha hecho un daño inmenso, no sólo a las víctimas, también a la religiosidad de nuestra juventud. Cuando se viven determinados pseudoideales de una manera fanática, acaban convirtiéndose una pseudorreligiosidad”, aseguraba en su intervención. A lo que Juan Carlos Elizalde añadió que un “nacionalismo exacerbado, y pasa también en Cataluña, junto a una Iglesia muy en sus fronteras nacionales que no mira a Roma y a la Iglesia universal, desfigura el horizonte vocacional”. Por ello, ha defendido una Iglesia “universal” frente a una Iglesia “narcisista que mira hacia sí misma”.

En su intervención, Munilla realizó un recorrido por los tres últimos pontificados, que a su juicio, se deben leer “conjuntamente ya que forman parte de la providencia de Dios”. En este sentido, ha definido el pontificado de Juan Pablo II como el de la “esperanza”, por haber permitido ver “un futuro para una Europa diferente” debido a su contribución a la caída del muro de Berlín. Asimismo, destacó el pontificado de Benedicto XVI por la manera de hacer frente al “relativismo y la pérdida de valores que estaba sufriendo la sociedad”. Una batalla que se encuentra librando actualmente el Papa Francisco gracias a su “misericordia y cercanía con los más necesitados”.

El perdón como experiencia

Posteriormente comenzó la conferencia titulada ‘Experiencia de la fuerza del perdón’. En ella Isabel contó cómo después de haber perdido a su pareja, hermano y padres, el perdón ha sido lo único que la ha hecho avanzar en la vida. “Años después de perder a mi pareja, mi hermano fue asesinado. En ese momento sentí una explosión de odio y de venganza que hicieron que abandonase la Iglesia. Culpaba a Dios de todas mis desgracias, deje de ir a misa, de rezar, aparte al Señor de mi vida” señaló. “Un día volví a misa por insistencia de mis padres. Ese fue el primer paso para dejar de lado el odio. Empecé a retomar mis oraciones, sentía que me invadía la paz, pero a pesar de ello, era incapaz de perdonar a los asesinos de mi hermano. Finalmente un día el Señor me regaló el perdón, el odio hacia los asesino de mi hermano despareció. Cuando al principio me preguntaban por mi hermano, solo me venían pensamientos de odio hacia el asesino, pero con el perdón recuerdo aquellos momentos personales que viví con mi hermano”.

El grupo de jóvenes de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Torrelavega, deleitó a los presentes con una actuación musical titulada ‘Testigos del siglo XX’ en donde mediante la música analizaron la vida de varios santos de la Iglesia.

 La importancia del ambiente para educar a los hijos

El escritor, guionista y productor de TV, Diego Blanco, fue el encargado de exponer la conferencia ‘Cómo quitar la esperanza a un niño’, en donde analizó lo que leen, ven y oyen en televisión e internet los niños de ahora. Blanco señaló como la cultura ha sido y está siendo manipulada para manipular la educación de los más pequeños. “A un joven le educa el ambiente en el que se mueve, de nada sirve educar a nuestros hijos en la fe, si luego convive en ambientes totalmente diferentes” indicó.

La fe como forma de libertad

Las XII Jornadas Católicos y Vida Pública finalizaron con la presentación del libro ‘Van Thuan, libre entre rejas’ por parte de su autora, Teresa Gutiérrez de Cabiedes. La novela, basada en hechos reales, narra la historia que el propio obispo vivió después de vivir más de 30 años en prisión (9 de ellos en régimen de aislamiento) por procesar su fe, “una fe en Dios que le mantuvo libre a pesar de todo, señaló su autora.

El acto de clausura contó con la presencia del director de las Jornadas Católicos y Vida Pública, Rafael Ortega, el tesorero nacional de la ACdP, Antonio Franco, y el socio el Centro de Bilbao, Antonio Girbau.

Posteriormente el obispo de Bilbao, Mario Iceta, celebró una Misa en dónde tuvo palabras de recuerdo y agradecimiento para la fallecida Paloma Gómez Borrero, por su “labor como comunicadora de la Iglesia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *