‘Las raíces cristianas de Europa’ a estudio en las XIII Jornadas Católicos y Vida Pública de Jerez

img_1666-825x340

“Un marco de encuentro para los católicos interesados en que la luz del Evangelio no quede restringida al ámbito de lo privado”: con estas palabras la secretaria del Centro de Jerez de la Frontera de la Asociación Católica de Propagandista, Marifé de la Paz Vega, inauguró las XII Jornadas Católicos y Vida Pública de Jerez, celebradas el 10 y 11 de marzo bajo el título ‘Las raíces cristianas de Europa’. En el acto también participaron el obispo de la Diócesis de Jerez de la Frontera, José Mazuelos Pérez y el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Carlos Romero Caramelo.

Carlos Romero Caramelo destacó que “Europa es lo que es gracias a sus raíces cristianas, a pesar de que estos cimientos estén ahora en entredicho”, y pidió a los cristianos “no lamentarse, si queremos trabajar en la construcción de una Europa más justa y solidaria fiel a sus raíces cristianas, nuestra obligación es hacer conocer estos cimientos”. Y añadió: “tendríamos que hacer una reflexión sobre qué culpa tenemos los cristianas de estar en esta situación, porque muchas veces damos  espectáculos lamentables en forma de críticas despiadadas a los otros cristianos simplemente por una cuestión de apariencia”.

La religión para entender la cultura

La primera conferencia de las Jornadas titulada ‘Cristianismo y anticristianismo en la cultura Europea’, presentada por el socio del Centro de la ACdP de Cádiz, Manuel Bustos Rodríguez, estuvo protagonizada por el escritor Pío Moa.

Bustos Rodríguez explicó que hace años los libros de temática histórica gozaban de un gran prestigio algo que actualmente no sucede por la manipulación sesgada e ideológica que sufre la historia”. El escritor Pío Moa destacó la importancia que tiene la religión en el ser humana algo “clave para entender la evolución de las culturas. La religión opera por sugestión, prueba de ello es el arte. La condición humana es por naturaleza incierta, es futurista, y eso genera una angustia profunda que necesita calmarse gracias a la fe. En Europa ha existido una evolución que no se ha dado en otras regiones del mundo. Esta evolución de carácter anticristiano ha provocado un distanciamiento entre fe y razón, una de las características del Cristianismo. El luteranismo,  la Ilustración, la Revolución Francesa, el liberalismo, el marxismo, al anarquismo y el fascismo… son algunos de los movimientos que han deshumanizado al hombre, favoreciendo el ateísmo y el agnosticismo.

El arte como forma distintiva del hombre

‘La influencia del cristianismo en la cultura’ fue el tema elegido para inaugurar la primera mesa redonda con la participación del periodista y escritor, Enrique García Máiquez, el licenciado en Historia del Arte y socio de la ACdP, Pablo Pomar Rodil y el profesor de música y organista de la Catedral de Jerez, Ángel Hortas Rodríguez-Pascual.

El propagandista Pablo Pomar Rodil comenzó su intervención señalando que “el arte es la forma distintiva del hombre, donde se manifiesta esa imagen de semejanza con Dios. No hay más que ver la Biblia para comprender que Dios es un gran arquitecto, un gran literario, un gran músico… de ahí a que la existencia de un arte netamente cristiano no sea fruto de una mera contingencia histórica, sino de una esencia propia de cristiano. Prueba de ello es que podemos apreciar en cualquiera de las manifestaciones artísticas europeas una referencia a la Iglesia cristiana”.

Enrique García Máiquez centró sus palabras en la influencia del cristianismo en la literatura, indicando que “el cristianismo aporta a la literatura un interés nuevo por la verdad, una verdad que hasta entonces estaba ocultada por los mitos”.

Por su parte Ángel Hortas indicó que “las raíces cristianas en la cultura musical son gigantes, hasta el punto de desembocar en la música rock. Antes de Cristo la música que existía era escasa, fueron las primeras comunidades cristianas con el canto gregoriano las que fomentaron la música para cantar los salmos y la oración. Otra de las grandes aportaciones cristianas  la música es a creación de las escalas para escribir notas musicales de manera exacta, así como la polifonía o el tetragrama.”

Los monjes como portadores del saber

La mañana del sábado tuvo lugar la conferencia titulada ‘El monacato benedictino en la formación de Europa’, con la ponencia del abad del Monasterio de Silos, Lorenzo Maté Sadornil, presentada por el sacerdote y y Profesor ISCRA y ITSJ,  Eugenio Romero López.

“Podemos preguntarnos a la luz del clima cultural actual, ¿qué importancia puede tener el mensaje benedictino en la sociedad europea? San Benito vivió al margen de los acontecimientos que sucedieron en su época, empeñando su tiempo en el desarrollo de programas culturales muy ambiciosos. Pero no fue indiferente a  los problemas y desafíos que existían en el mundo decadente en el que vivía, buscando soluciones encaminadas a la recuperación del humanismo tras la caída del Imperio romano. En este sentido San Benito se distinguió como un gran educador que mostró el camino de actuación a los monjes, con el objetivo de que estos impulsasen un influjo no solo religioso, sino también social, económico y cultural.

Los cristianos sirios como primeros portadores del Evangelio

El socio de Jerez, Gaspar Garrote Cuevas, fue el encargado de presentar la conferencia titulada ‘Las tribulaciones de las comunidades cristianas de oriente y su influencia en la Europa actual’ impartida por  el sacerdote y escritor  Jesús Sánchez Adalid. Sánchez Adalid señaló que “hay muchas coincidencias de las persecuciones que sufren actualmente los cristianos sirios, y las que sufrieron aquellos primeros creyentes que extendieron la palabra del Evangelio por el mundo”.

La clausura de las XIII Jornadas Católicos y Vida Pública de Jerez estuvo protagonizada por el director de las Jornadas, Rafael Ortega Benito, la vicesecretaria general de la ACdP, María Carmen Escribano Ródenas y la secretaria del Centro de Jerez de la Asociación, Marifé de Paz Vera. Como colofón a las Jornadas los asistentes pudieron asistir a la Santa Misa en la Iglesia San Dionisio, así como a un concierto del grupo Jerez Medieval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *