‘Ser cristianos en la sociedad actual’, tema de debate en las VIII Jornadas Católicos y Vida Pública de Córdoba

img_5470

Los días 17 y 18 de marzo se celebró en Córdoba la VIII edición de las Jornadas Católicos y Vida Pública. Con el título “Ser cristianos en la sociedad actual”, numerosos ponentes esbozaron la situación actual de la sociedad española y plantearon diversas propuestas para mejorar el rumbo de la sociedad.

La inauguración contó con la presencia del consiliario del Centro en constitución de Córdoba, Fernando Cruz, que mencionó al Papa Francisco para pedir una iglesia “en salida, a todos los ámbitos de la vida. Debemos proponer la verdad y hacerlo con convicción y sin miedo”; el director de la Fundación Miguel Castillejo, Antonio José García, quien manifestó la importancia de que los cristianos permanezcamos unidos; la secretaria en funciones del Centro de Córdoba, María del Carmen Fernández; y el director de las Jornadas Católicos y Vida Pública, Rafael Ortega, quien declaró que “no debemos ser tibios, ser católico es complicado, pero tenemos que vivir en este mundo y tenemos que dar testimonio de lo que somos, católicos y cristianos”.

Recuperar las raíces cristianas de Europa

En la conferencia “Crisis política, crisis económica y crisis social. Una visión desde la Doctrina Social de la Iglesia”, Elena Otero, abogada del Estado, patrono de la Fundación Universitaria San Pablo CEU y secretaria general del consejo de SACYR, desarrolló las consecuencia de las distintas crisis que se están produciendo en nuestro país. Una crisis política que ha provocado la desafección de la sociedad hacia sus gobernantes, una crisis económica que ha influido de manera determinante sobre el empleo y la remuneración de los asalariados y que socialmente ha provocado que la sociedad tenga pavor al compromiso.

Otero manifestó la importancia de recuperar las raíces cristianas de Europa, donde el cristiano debe afirmar que existe una verdad objetiva, una realidad que conoce a través de la razón, “la verdad existe y tenemos el deber moral de encontrarla”, enunció la abogada del Estado. Asimismo, comentó la necesidad de que se establezcan criterios de valor relacionados con los valores cristianos en los debates públicos y la importancia de la presencia de los cristianos en el foro público. Otero concluyó afirmando que “un régimen en libertad no puede mantenerse si la sociedad deja de preocuparse pública y activamente por las instituciones y los derechos inviolables”.

La jornada continuó con la mesa de debate “Compromiso cristiano ante las crisis actuales. Juan Luis Sevilla, profesor de la facultad de Derecho de la Universidad de Córdoba, planteó la situación actual de la sociedad española, donde se vive una crisis de significado, donde no sabemos lo que somos. “Tenemos que volver a insertar el significado en la sociedad, educar en la verdad, sin miedo”. En este sentido, José Javier Rodríguez, profesor de la Universidad de Córdoba comentó la importancia de la fe en la resolución de los problemas actuales, “para resolver cuestiones humanas hay que dialogar con la fe, la tecnología, la razón pero al mismo tiempo hay que innovar y conversar”. El cristiano tiene que ser multicanal y actuar en cada uno con su fe y su formación”, añadió Rodríguez. La ponente Consolación Vidal, miembro del Movimiento Cultural Cristiano, afirmó que la formación es la forma de hacer frente a los problemas de la sociedad, donde cada persona es sagrada y nos tiene que interpelar. “Tenemos la misión como laicos de que se formen familiar y que sepan cuál es su misión. Formar conciencias de libertad y defender la dignidad humana, debemos ser respuesta al mundo”, afirmó Vidal.

El compromiso cristiano

El sábado comenzó con la intervención de Agustín Domingo, profesor de Filosofía Política y Moral de la Universidad de Valencia; bajo el título “La fe cristiana ante los desafíos actuales” afirmó que el desafío y el debate de hoy está en los valores y la éticas de la cultura política, “vivimos en una sociedad secular y el futuro pasa por ahí, el gran desafío político está en pensar en una laicidad positiva”. En este sentido, Domingo declaró que vivimos en un contexto cultural donde triunfa una sociedad de desencantamiento “la cultura religiosa re-encanta la vida y el mundo, el católico invita al sentido y al redescubrimiento del mundo. La vida es otra cosa cuando hay sentido, fe, esperanza y caridad.” En relación con la presencia de la religión en la sociedad, el profesor de Filosofía Política y Moral afirmó que vivimos en un contexto donde las relaciones entre religión y sociedad ha cambiado, y donde existe pluralidad religiosa que provoca una disminución de religiosidad institucionalizada y una necesidad de gestionar el compromiso cristiano desde la opción, “la participación del católico está vinculado con la opción y el riesgo”. En este sentido, manifestó que como católicos podemos ofrecer una propuesta de compromiso y testimonio a favor de la verdad, “necesitamos católicos mayores de edad que se comprometan”, declaró Domingo.

Tras esbozar los desafíos a los que se enfrenta los católicos, el profesor Domingo enunció una serie de pautas de acción y de intervención social. “Los cristianos no tenemos que tener miedo, la fe es fundamental aunque nos encontremos en un clima adverso, la oración y el silencio son nuestras grandes herramientas”, asimismo, instó a los católicos a reconstruir las ciencias sociales sin censuras y sin miedos, sin poner fronteras al conocimiento. En cuanto a la tarea de los católicos, manifestó que nuestra tarea no es marginal, “la iglesia tiene un papel fundamental con los pobres y los marginados pero también debemos conseguir un sitio en los espacios que no son marginales”, concluyó Domingo.

La caridad como fundamento de la Iglesia

La jornada concluyó con una mesa de debate “Experiencias cristianas desde la solidaridad”, donde varios representantes de asociaciones católicas dieron a conocer las actividades que llevan a cabo. El responsable de Pastoral Universitaria, Juan Carlos García aseguró que Dios conoce y ama, y quiere entrar en una relación de cercanía con el ser humano. En este sentido, García manifestó que la fe es un don que reciben las personas sencillas y humildes. “La finalidad de la Iglesia es facilitar el encuentro de cada hombre con Cristo”, concluyó García. El presidente del movimiento de Defensa por la Vida, Sebastián Bel insistió en la importancia del silencio para escuchar a Dios, “debemos introducir el silencio en la generación de jóvenes”. La presidenta de Cáritas Diocesana, Dolores Vallecillo declaró que “Cáritas siempre ha existido porque la caridad siempre ha existido en la Iglesia”, en este sentido Vallecillo manifestó que lo que más dignifica a una persona es su trabajo y su esfuerzo por sacar adelante a su familia, “en Cáritas defendemos la dignidad de la persona”, concluyó.

La clausura estuvo presidida por el director del Congreso y Jornadas Católicos y Vida Pública, Rafael Ortega que manifestó la importancia de la presencia de los jóvenes en estas Jornadas y reiteró la necesidad de tener esperanza en el futuro. El Consiliario del Centro ACdP de Córdoba, Fernando Cruz, sostuvo la importancia de buscar la verdad y defender la democracia. Concluyó la secretaria en funciones del Centro ACdP de Córdoba, María del Carmen Fernández, que agradeció la participación y la asistencia de los allí presentes e insistió en la importancia de la oración personal donde dejemos a Cristo que nos hable y nos deje ver lo que tenemos que hacer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *