Éxito de las XIII Jornadas Católicos y Vida Pública del País Vasco

El  Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna de Bilbao acogió los pasados días 20 y 21 de abril las XIII Jornadas Católicos y Vida Pública del País Vasco tituladas ‘¡No tengáis miedo! Con Cristo siempre hay futuro’.

Unas Jornadas que son “ una plataforma para todo tipo de carisma católico cuyo objetivo común es la defensa de la fe” señaló el socio del Centro de Bilbao de la Asociación Católica de Propagandistas, Antonio Girbau, en la presentación de las Jornadas. Una presentación que estuvo presidida por el presidente de la ACdP, Carlos Romero; el secretario del Centro de Bilbao, Javier de Miguel Sordo; y el director de Jornadas y Congreso Católicos y Vida Pública, Rafael Ortega.

Peligros y engaños de la ‘Nueva Era’

Tras la bienvenida, Milagros Martín, presentó su testimonio personal sobre la liberación de los peligros y engaños de la ‘Nueva Era’. Milagros Martín se alejó de la fe católica de adolescente dándole la espalda a Dios.  Fue en 2004 como consecuencia del fallecimiento de su abuela, cuando Milagros Martín comenzó a replantearse su vida, “si esta vida consiste en levantarse para ir a trabajar, ganar un sueldo y tener una casa, para que cuando llegue a los ochenta y cinco años, se acabe mi vida y muera, no tiene sentido”, señaló. Fue en este contexto cuando la invitada se introdujo en el mundo de la Nueva Era, el yoga y el reiki, que la llevaron a una vorágine de desestructuración y dependencia emocional.

Fue así cuando Milagros Martín realizó el Camino de Santiago. “Empecé a sentir que Dios me llamaba, aunque también encontré una gran confusión, pues mucha gente se movía por una conciencia esotérica y no católica. A pesar de ello caminando sentía que había una presencia que me acompañaba en mi vida, que me ayudaba cuando yo lo necesitaba”.

Sin embargo esto no evito que se continuara alejando de la Iglesia. Un día, conduciendo hacia Navarra para acudir a un curso de chamanismo, paró en la ciudad de Lerma y sintió un impulso: entrar en una iglesia que estaba allí. Fue aquí cuando “pedí a Dios que me diera una señal.  En ese momento, salió una monja de las dominicas de Lerma y me dijo: ‘Ven’”. Ellas se dieron cuenta de que estaba metida en el mundo de la Nueva Era, y le advirtieron de sus peligros. Tras esta experiencia de acercamiento a la Iglesia, vinieron unos años de alejamiento.

“¿Cómo salí de esta situación? Cuando empecé a ver cosas extrañas”. Milagros había empezado a retomar la relación con la Virgen. “Yo creía seguir a Cristo fuera de la Iglesia. Pero me di cuenta de que donde no está la Virgen María, el demonio se cuela con mucha facilidad. En un momento, me encontré rezando el Padre Nuestro, en la cama. Hacía mucho tiempo que no rezaba. Me puse de rodillas en mi habitación y pedí ayuda a Jesús”. En ese momento llamaron a la puerta invitándome a unas catequesis organizadas por el Camino Neocatecumenal”. Así empezó a vincularse a la Iglesia. A través de las catequesis del Camino Neocatecumenal, y con un amor renovado por la Eucaristía y por la Virgen, Milagros encontró por fin la paz y la alegría en la Iglesia: “Quizás ahora no tengo esa felicidad humana que a veces uno anhela, porque en mi vida hay dificultades, hay luchas, pero siento una alegría muy grande, un acompañamiento muy grande”.


Esclavos de instagram

El primer día de las Jornadas cerró con la Noche Joven liderada por el guionista, escritor y productor de televisión, Diego Blanco, quien hizo una interesante y dinámica exposición de como los tres elementos por los que está compuesto el ser humano según San Pablo: cuerpo, alma y espíritu, están siendo corrompidos hoy en día por el “sexo, las drogas e Instagram, que han convertido a los seres humanos en auténticos esclavos”. En la ponencia también participaron una pareja de jóvenes del grupo juvenil ‘Cooperadores de la Verdad’ que contaron en primera persona su sana vivencia sexual.

El peligro de instrumentalizar la familia

Las Jornadas continuaron la mañana del 21 de abril con la ponencia titulada ‘Importancia de la figura del padre de familia’, que ofreció el presidente emérito del Pontificio Consejo COR UNUM, Josef Cordes, el cual fue presentado por el obispo de Bilbao, Mario Iceta.

El cardenal Cordes advirtió acerca de aquellos “que quieren instrumentalizar la familia” mediante políticas que favorezcan la ideología de género. Esta ideología, “pretende crear una relación padre-hijo que no esté determinada por la naturaleza, si no por las circunstancias sociales de cada momento” indicó el religioso. Ante este desafío, declaró que “el católico debe buscar la justicia sin someterse a la arbitrariedad y esclavitud de algunos programas políticos peligrosos para la familia”.

El misterio de la llamada

Posteriormente comenzó una mesa vocacional con la participación del consiliario del Centro de la ACdP de Bilbao, José Ramón Altuna; la priora del convento de las Carmelitas Samaritana del Corazón de Jesús, Olga María; el rector del seminario Redemptoris Mater, Eugenio Simón; y el seminarista de Bilbao, Alex Andreu.

Eugenio Simón narró su experiencia religiosa en varios continentes y destacó como “la llamada que hace Dios a los seminaristas es siempre misteriosa”. Preguntado acerca de su vocación sacerdotal, Alex Andreu, respondió que “en una sociedad tan inmediata y cambiante, el único que nos hace sentir humanos es Dios. Él va a estar siempre contigo, porque eres su hijo”.

“Vivimos en una sociedad hipersexualizada. Hay que poner cada cosa en su sitio, pues la sexualidad no es lo más importante ni lo más vital en nuestras vidas. Lo que me constituye como persona, lo que me permite ser libre y amar, es mi voluntad de estar junto a Dios”, declaró la priora del convento de las Carmelitas Samaritana del Corazón de Jesús.

La importancia de la autoridad paternal

Después de la proyección de la película ‘Converso’, comenzó la conferencia ‘El órgano educativo de nuestros hijos, son los ojos’ con la ponencia del filósofo y pedagogo, Gregorio Luri, quien reivindico la autoridad de los padres, destacando que “es precisamente la autoridad lo que nos permite evitar los miedos y fantasmas de nuestros hijos”

La clausura de las Jornadas estuvo protagonizada por el director de Jornadas y Congreso Católicos y Vida Pública, Rafael Ortega; el propagandista del Centro de la ACdP de Bilbao, Antonio Girbau; y el consiliario del propio Centro, José Ramón Altuna. Como colofón a este final, los asistentes pudieron disfrutar de una Eucaristía presidida por el obispo de Bilbao, Mario Iceta.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *