Madrid, 16 de noviembre de 2019. En el marco del 21 Congreso Católicos y Vida Pública, el catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla, Francisco José Contreras, ha comenzado su intervención destacando que los datos que desgrana el informe PISA muestran una tendencia descendente en el conjunto de los países desarrollados. “En España hay más recursos que nunca destinados a la educación, pero las causas de sus malos resultados no están en la inversión, sino que es un problema cultural”, ha señalado Contreras.

El catedrático de Filosofía del Derecho ha señalado al movimiento contracultural de los años 60 -heredero de Descartes y Rousseau- como uno de los causantes de la crisis educativa de Occidente, que toma como referencia de base la “feliz ignorancia”. En este sentido, Contreras ha denunciado el modelo de hoy, el cual defiende que “la primera acción del educador debe ser retirarle al niño de sus padres, es decir, desarraigarlo de su principal célula de transmisión de la cultura: la familia”. Ante esta injusta realidad, y para recuperar la identidad cultural europea, Francisco J. Contreras ha resaltado la importancia de la tradición cristiana como referente para recuperar nuestros valores e identidad.

Contreras también ha afirmado que existe una “reticencia a diferenciar entre las diversas inteligencias de los alumnos”; una postura que “obstaculiza una organización educativa racional”. Para el catedrático de Filosofía del Derecho, este igualitarismo ha llevado a la desaparición de las notas, en detrimento de calificaciones como apto y no apto.

¿Quieres estar al día?

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y estarás al día de todos los eventos y novedades del congreso.