El pasado viernes 26 de abril tuvieron lugar las IX Jornadas Católicos y Vida Pública de Córdoba, que se celebraron en el Centro de Magisterio Sagrado Corazón. El vicario general de la diócesis de Córdoba, Antonio Prieto, participó en la inauguración de las Jornadas. En su intervención, indicó que “la libertad de enseñanza es un derecho fundamental de la persona y de la familia que en nuestros días se está viendo comprometida por la inferencia de ciertas ideologías”. Por su parte el secretario general de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), Rafael Murillo, destacó que la “es importante que los educadores busquen la excelencia educativa en la aulas sin perder la verdadera esencia: la búsqueda de la verdad, sin intereses ideológicos”.

La primera conferencia llevó por título ‘¿Existe hoy libertad de enseñanza?’ impartida por el abogado y asesor jurídico de congregaciones religiosas y escuelas católicas, Jesús Muñoz de Priego Alvear. En ella, el ponente destacó que “son los padres los que tiene que elegir el tipo o modelo de educación que quieren para sus hijos” señalando que “la educación diferenciada se incardina plenamente en esto. Supone una opción pedagógica, al igual que la coeducación. Creo que no se trata de imponer un modelo u otro, sino de permitir que los padres elijan el que crean más adecuado”.

Posteriormente, tuvo lugar un enriquecedor debate en el que diversos expertos analizaron los retos y amenazas que sufre actualmente la libertad de educación en España, incidiendo en la importancia de ser activos en la vida pública para frenar esta situación.

‘El papel actual del Estado en la educación’ fue el título de la jornada de la tarde, que fue impartida por el director y profesor de Proyección Cultural y Social de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, Vicente Navarro. Durante su intervención el ponente señaló que actualmente “nos encontramos en un momento en donde la educación está intentando ser manipulada por diferentes grupos políticos, que piden que la educación sea competencia exclusiva del Estado, algo que vulnera el principio de subsidiaridad”. En este sentido, Vicente Navarro anunció la campaña de defensa que está realizando la ACdP sobre la defensa de los artículos 16 y 27 de la Constitución, referentes a la libertad de pensamiento, y a la libertad de educación y enseñanza, respectivamente.

“Esta campaña va a consistir en la defensa de ciertos valores constituciones que pueden estar en peligro” y destacó “no tiene ningún matiz político, es una campaña cuya finalidad es la defensa de valores transversales que pueden ser defendidos por cualquier persona independiente de su ideóloga o religión” señaló.

Para finalizar las Jornadas, dio comienzo un coloquio/debate, entre diferentes representantes del mundo educativo, que dejaron claro que es necesario organizarse para defender la libertad de educación. Para ello se pidió una participación más intensa por parte de los padres desde el AMPA, con el objeto de no ceder la educación de los más pequeños a intereses políticos.