Quiénes Somos

El Congreso de Católicos y Vida Pública, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas y su Obra, la Fundación Universitaria San Pablo CEU, es, desde hace ya veinticuatro años, el principal punto de encuentro de los católicos españoles en torno a los temas que durante todo ese tiempo de profundos cambios han suscitado el interés de la sociedad y de la Iglesia.

CONGRESOS CELEBRADOS

Un punto de encuentro, de reflexión y debate para conocernos mejor, comprender el mundo que nos rodea y salir a él con espíritu apostólico renovado para restaurar todas las cosas en Cristo. Los Congresos han sido también y deben seguir siendo un lugar privilegiado para el testimonio, un laboratorio de ideas y actitudes para hacer presente en el mundo la existencia de la Verdad, el Bien y la Belleza.

El Congreso abre sus puertas a toda la familia. Tanto los padres como los hijos, ya sean niños o adolescentes tienen su lugar propio. Por eso, en consonancia con el carisma de la ACdP, se pretende fomentar la presencia de los católicos en medio de la sociedad animando a las nuevas generaciones a que descubran su vocación para la vida pública. Niños y jóvenes no tienen un Congreso para ellos, sino que forman parte de un único Congreso.

Se pretende fomentar la presencia de los católicos en medio de la sociedad animando a las nuevas generaciones a que descubran su vocación para la vida pública

Proponemos la fe

Transmitimos un legado

Tras la denuncia, la propuesta; ¿acaso no es esa la forma en que los cristianos
hemos hecho frente a los problemas y hemos forjado toda una civilización? El
23 Congreso Católicos y Vida Pública planteó con toda claridad el enorme
desafío que la corrección política y su derivada, la cultura de la cancelación,
está suponiendo para la Iglesia e incluso, en un ámbito más amplio, para el
conjunto de la sociedad fundada sobre principios enraizados en el mensaje
evangélico. Nuestro mensaje, que ante todo era una voz de alarma ante los
peligros que se ciernen para las libertades públicas y, muy especialmente, para
la religiosa y de conciencia, llegó muy lejos, como sabemos por el número de
participantes y por el reflejo en los medios de comunicación. Pero no basta…

“Proponemos la fe, transmitimos un legado”. Este es el título del 24
Congreso Católicos y Vida Pública
que tendrá lugar en Madrid de 18 al 20 de
noviembre de 2022
. Ese título compendia la respuesta que los católicos de
nuestro tiempo podrían plantear al mundo de hoy frente a las ideologías que lo
asedian. La fe que proponemos es la fe en Jesucristo, Dios y hombre, creador y
redentor, y en la Iglesia católica, apostólica y romana, que nos lo ha dado a
conocer. El legado que debemos transmitir es el que recibimos de nuestros
padres y ellos de los suyos, el de una civilización que fue fundada sobre
principios radicalmente nuevos en la historia de la humanidad, principios que
todavía hoy, dos mil años después, sustentan la dignidad y la condición única e

irremplazable de cada ser humano como hijo de Dios y hermano de los demás
hombres. Tenemos el derecho y el deber de recibir, incrementar y proyectar ese
inmenso legado espiritual, moral y cultural, del que somos herederos, sin
menguas ni rebajas. Un legado que ciertamente debe ser actualizado para
responder con nuevas ideas y soluciones a los problemas de hoy y del inmediato
mañana, muchos de ellos derivados de la subversión antropológica que se nos
impone desde las ideologías y sus poderosas terminales, de la pérdida de
sentido y vaciamiento de la vida en aras del hedonismo y el consumo. Estamos
convencidos de que la profundización en estos dos aspectos puede
capacitarnos para superar los retos vigentes y para llevar al resto de la sociedad
un mensaje de confianza y esperanza.

Para hacer realidad nuestros objetivos vamos a contar con un plantel de
ponentes internacionales de primer nivel y con un conjunto de expertos en
distintas materias, desde la educación y la familia a la historia, la economía o
el derecho, por citar algunas, que dirigirán los talleres en los que los
congresistas podrán profundizar según el área de su interés en un ambiente
de diálogo. Una experiencia formativa y constructiva que debe fortalecer
nuestra voluntad plenamente apostólica de contribuir a la existencia de un
mundo más cristiano y por ello más humano.