A la tercera va la vencida. Tras dos intentos fallidos, el Gobierno de Pedro Sánchez pretende zanjar de manera expeditiva una cuestión de profundo calado bioético: la eutanasia.

El pasado 11 de febrero, el Congreso de los Diputados dio el primer paso para despenalizar el delito recogido en el artículo 143 del actual Código Penal, cuyo apartado 4 establece: «El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo».  Leer más