La transfiguración de la historia se ha convertido en uno de los grandes objetivos de la corrección política. En los últimos tiempos, se ha producido lo que se conoce como ‘tiranía de la penitencia’ por la cual, rechazamos nuestra propia identidad histórica y cultural, lo que ha provocado que parte de nuestro patrimonio occidental haya sido repudiado en masa. Por ello, el taller ‘Memoria histórica o tiranía de la penitencia’ dirigido por Juan Ignacio Grande Aranda y Domingo González Hernández, analizará cómo las libertades comunes, y especialmente la de los historiadores, está siendo cercenada por la corrección política.